La Única R.T.-Uribealdea RKE (Crónica)

marzo 22, 2021

Las espadas están en todo lo alto. Con el ocaso de la competición más próximo, y tras el carrusel de resultados de la decimocuarta jornada liguera, la tabla clasificatoria entra en ebullición. Con un margen de cinco puntos entre sexto y tercer clasificados, la recta final de la temporada promete emociones fuertes.

No fue el día. El aciago clima navarro dictó sentencia en una de las finales del calendario del XV del eguzkilore. Tras solventar el choque ante el Ferrol, los pupilos de Joseba Egurrola afrontaron el encuentro ante La Única con el optimismo propio de las grandes citas. En un tramo inicial de partido marcado por las imprecisiones y con un juego muy trabado, fue el cuadro local el que dispuso de la primera acción para romper la igualada. Fue el fullback del conjunto navarro, Haritz Figueras, quien tomó la responsabilidad de mirar a palos en un golpe de castigo que se marchó desviado.

Haciéndose con un dominio estéril de la posesión, el Uribe mantuvo el control del oval pasado el ecuador del primer periodo. Parco en ideas y sin lograr resolver en los metros finales, el cuadro vizcaíno no encontraba la fórmula para deshacer el 0-0 inicial que dominaba un encuentro marcado por las continuas interrupciones. Sin embargo, La Única supo esperar su momento. Haciendo buenos dos puntapiés de castigo en la recta final del primer tiempo, los locales pusieron rumbo a vestuarios mandando 6-0 en el marcador.

Tomando las riendas del partido tras el paso por la caseta, el Uribe hizo tabula rasa y comenzó a escribir un nuevo guion de partido con el XV del eguzkilore en el papel de protagonista. Tras varios intentos frustrados por la línea navarra, una arrancada llena de driblings y velocidad de un Egoitz García que fue frenado con un placaje alto, dejó a los locales en inferioridad numérica (amarilla a Haritz Figueras). Con una ficha más sobre el tapete, el Uribe sabía que ese era su momento. Poniendo ruedas a la melé, Jordyn salió de la formación portando el oval y contactó con un Jon Herrero que traspasó la línea de marca para los suyos (minuto 51, 6-7).

Aliándose con la fortuna, Iñigo Elosegi recuperó un oval interceptado en primeras instancias por el saltador navarro tras el servicio de touch y, armando una rápida ofensiva, los vizcaínos sumaron su segunda marca consecutiva (minuto 56, 6-14). Pero La Única no bajó los brazos. Con el cronómetro en contra, los navarros jugaron pacientes sus cartas. Tras cocinar a fuego lento cada una de sus aproximaciones a terreno rival, una gran acción personal de Iker Goñi metió a los locales en el partido con un ensayo (minuto 59, 11-14).

Tratando de ampliar su escasa renta, y con la consigna de volver con puntos en cada una de sus visitas a campo rival, Egoitz miró a palos en un golpe de castigo pasado el minuto 62 de juego. La patada, anulada por el asistente local, mantuvo a los navarros a 3 puntos de distancia de su homólogo.

Con una distancia mínima separando a ambos conjuntos en el luminoso, y con el apoyo incondicional de una afición volcada con los suyos, el XV navarro hizo buena una internada de Beñat Diez de Ulzurrun por el sector derecho de su ataque para hacerse con un ensayo que colocó el 16-14 en el marcador (minuto 74, 16-14).

Tratando de apurar sus opciones, el Uribe se encomendó a la épica para mirar a palos en un golpe de castigo que, finalmente, se marchó desviado dejando la victoria -y los 4 puntos- en tierras navarras (final 16-14).

Anuar Gómez.

Foto: Anuar Gómez.